Vive el romance...

Vive el romance...
P
osees un alma sensible y romántica.
Sueñas con historias de amores apasionados y casi imposibles; repletos de mujeres, a veces temerarias, aventureras, leales y tenaces capaces de amar con todo su ser; así como con hombres enigmáticos, duros, sinceros, elegantes, traviesos, tiernos, luchadores, llenos de vida y esperanzas.
Bienvenid@ a nuestro mundo.

jueves, 4 de febrero de 2016

Verona, Julieta y tú

Después de una buena temporada sin reseñas volvemos a la carga con la opinión que nos merece Verona, Julieta y tú, del escritor Enrique García Diaz, una historia de corte romántico actual que nos ha hechizado.



Adrian MacTavish es el hijo del magnate británico de la moda. Su vida discurre trabajando en las oficinas de Londres donde, además, disfruta de una vida de lujos y comodidades. Sin embargo, ha llegado el momento de dejarlo todo ya que Adrian tiene la impresión de haber estado viviendo la vida que su padre le ha organizado. ¿Y qué mejor lugar para empezar que Verona?
Chiara es la dueña de La Sonrisa de Julieta, una trattoria en el centro mismo de Verona y necesita contratar a alguien más para dar abasto con el trabajo. Cuando Adrian se presenta dispuesto a hacerlo, no puede ni imaginar lo que ello supondrá para ambos.





 

Comenzamos leyendo Verona, Julieta y tú sospechando lo que el autor nos iba a ofrecer: una preciosa historia entre dos desconocidos que se va fraguando lentamente al amparo de una ciudad que enamora. Porque señor@s ¿qué hay más romántico que la ciudad de Romeo y Julieta? Porque por suerte, la historia que tenemos entre manos tiene final feliz.

Las primeras páginas de la novela nos sumergen en la vida del protagonista, un hombre atractivo, exitoso y rico que, lejos de sentirse feliz por lo que le rodea, está harto de la vida que han diseñado para él y del peso de su apellido.
Adrian MacTavish se replantea su presente, sí, pero sobre todo lo que está por venir. Quiere ser libre, decidir por sí mismo, demostrar su propia valía y forjarse un futuro que lo complazca. Así que hace las maletas y decide comenzar de cero, aterrizando en la preciosa ciudad de Verona.
A nosotras nos encantan los hombres como él, que saben dar un golpe sobre la mesa (metafóricamente, se entiende) para luchar por sus convicciones y más cuando su mayor obstáculo es su propio padre, un hombre nada acostumbrado a que le digan que no.
Chiara, por su parte, es una mujer sencilla, práctica y luchadora, que pone todo su empeño en seguir adelante con el negocio familiar, renunciando a vivir más allá de las puertas de la trattoria. Pero esconde un secreto: es romántica hasta la médula y sueña con descubrir un hombre que demuestre cuánto la ama.
Desesperada por encontrar un nuevo camarero que le ayude a conservar La Sonrisa de Julieta, Adrian se convertirá en su tabla de salvación, pues se adaptará al nuevo empleo, a la ciudad… y a la dueña, despertando una pasión que Chiara no imaginaba.
Entre plato y plato, botellas de vino, roces accidentales y miradas cruzadas, el amor se irá cociendo a fuego lento, demostrando que dos personas que provienen de ambientes completamente diferentes pueden estar destinadas a estar juntas.
Pero no todo es fácil en esta vida y la pareja deberá vencer algunas dificultades. Suerte que Chiara cuenta con la maravillosa Rosalina (¡qué delicia de mujer!), que no solo se alzará como la voz de la razón, sino quien también sabrá leer su corazón.

Así que Verona, Julieta y ha resultado una entretenida novela de ritmo ágil y con un telón de fondo maravilloso.
Confesamos que nunca hemos estado en Verona, pero sin lugar a dudas la ponemos en nuestra lista de futuros destinos. Mientras tanto, solo nos quedará soñar.



 Si os ha entrado el gusanillo y queréis saber más sobre este escritor y sus novelas, no dejéis de visitarlo en su blog.

3 comentarios:

Kike dijo...

Hola chicas, muchas gracias por la reseña. Me alegro que os haya gustado Rosalina, (es un encanto de mujer) Pues después de leerla hay que ir a Verona a recorrer sus calles y visitar la casa de Julieta

Un besazo a las dos.

Os lo daré cuando os vea en el RA ;)

Elizabeth Urian dijo...

No las merecen Kike. Por nuestra parte, deseando viajar a Verona. Nos la has pintado tan bien que hay ganas.

Nos vemos en Madrid.

Sandra M dijo...

Hola chicas!!
Pues ea, ya me habéis puesto los dientes largos con esta novela, otra que me llevo apuntada :D
Para cuando no tenga tanto pendiente, eso sí. Por cierto, me encanta la portada, aunque en general, me gustan todas las portadas de esta editorial :D
Besos y gracias por la reseña! <33