Vive el romance...

Vive el romance...
P
osees un alma sensible y romántica.
Sueñas con historias de amores apasionados y casi imposibles; repletos de mujeres, a veces temerarias, aventureras, leales y tenaces capaces de amar con todo su ser; así como con hombres enigmáticos, duros, sinceros, elegantes, traviesos, tiernos, luchadores, llenos de vida y esperanzas.
Bienvenid@ a nuestro mundo.

jueves, 14 de agosto de 2014

Amargo como el amor



Muy buenas a tod@s. Esperamos que las vacaciones os estén sentando tan bien como a nosotras. Hoy, os dejaremos la impresión que nos ha dejado una nueva novela, “Amargo como el Amor”, de Marcia Cotlan.

Deciros también que, en esta ocasión, solo una de nosotras la ha podido leer, pero que la otra no tardará en hacerlo, estoy segura, no solo por las palabras que estoy a punto de plasmar, sino por lo bien que voy a hablarle de ella.


Catalina siempre ha amado a Mateo Aspériz, pero está obligada a casarse con Tobías Ordaz. Para ello deja su Vizcaya natal y parte rumbo a Maracaibo, donde el que será su esposo tiene una hacienda productora de cacao. Unos meses después, Mateo emprende el mismo viaje para ir en su búsqueda.
El tiempo, la distancia y que Tobías no resulta ser el hombre despreciable que ella creía, harán que la joven se plantee si el amor que siente por Mateo es verdadero y si realmente odia a su futuro marido.
En medio de esta encrucijada, se descubre un terrible secreto de su pasado que ensombrece aún más su difícil y complicada situación. Ahora que está sola y despojada de todo cuanto creía suyo, ¿será capaz de escuchar los dictados de su corazón?







Hay novelas que en su momento me han parecido que estaban bien, otras me han entretenido, sin más; algunas me han gustado, incluso afirmando que mucho, mucho. Otras veces, en cambio, eso último es decir poco. “Amargo como el amor” ha llegado a deleitarme como hacía meses que una historia no conseguía hacerlo. Me he regocijado con la ternura de los personajes (y no solo hablo de los principales), sus personalidades, diálogos, pasión exquisitamente narrada, amor noble y puro, con el ambiente… Y es que para esta historia solo tengo palabras de alabanza. Me ha en-can-ta-do (lo escribiría en mayúsculas, pero dicen que hacerlo así en la red es sinónimo de gritar).
Eso sí, os aviso que no os puedo hablar de ella sin hacer algo de spoiler; me es imposible.

Lo primero que diré es que me encanta Tobías (y eso que venía predispuesta en su contra. No me preguntéis por qué). Ha sido como encontrar en él la mezcla justa de caballero enamorado, despechado, odioso y sincero. Me gusta cómo trata a la gente que le rodea (para bien o para mal), empezando por Teresa y acabando por su propia madre.
En cuanto a Catalina, no se la puede definir solo como una mujer fuerte o con las ideas claras. Me gusta que sea sincera, consecuente y sin dobleces. Una buena amiga que se da cuenta de sus errores y los remedia en el acto.
Y ahora, Mateo. No es protagonista, pero casi. La verdad es que pensaba que su historia acabaría siendo la copia de tantas otras (a saber: hombre despechado, dolido y demás, se vuelve en un ser amargado y malo). Pocas veces me he sentido tan complacida con la trayectoria de un secundario que pretende la mano a la protagonista. Un ser humano decente y único que me ha robado el corazón. Quisiera extenderme hablando líneas enteras sobre él, pero eso ya no sería spoilear, sino un enamoramiento en toda regla. Es sí, solo puedo poner una pega. Necesitaba más extensión de su historia. 
Otra de las cosas que me han gustado, se debe a que no me ha parecido una historia con tintes de telenovela. Me explico. Como autoras tenemos tendencia a dramatizar la historia entre los protagonistas con mentiras, pretextos, malos entendidos y cosas por el estilo. Suele ser algo normal para alargar la trama y darle sentido a las desventuras y alejamientos de los personajes principales.  Aquí, en cambio, eso es tan nimio que he sentido un placer inmenso. Es obvio que lo hay; al menos en la segunda parte, pero la historia daba para enredarlo en una maraña imposible de desenredar.
Por eso digo que la primera parte ha sido perfecta. Es que no le puedo pedir más. Marcia Cotlan ha logrado un equilibrio sin llegar a hacer parecer a Tobías, Catalina o Mateo, sosos. Me gustan los pequeños detalles de la sinceridad de ambos protagonistas, del arrojo y valentía de ella y del sentimentalismo, digamos poético, del último (no puedo decir más porque ya revelaría todo de él).
De los demás… solo puedo decir que me han gustado todos, sean buenos o malos. Isabel, la marquesa, don Anselmo, Margarita, don Luis, Doña Felisa, Teresa, Nana Victoria… Todos han dejado una pequeña huella en mi alma lectora.
Por eso, y aunque tengo lecturas pendientes, me temo que van a quedar de nuevo relegadas al olvido momentáneo, porque tras este clamoroso éxito, el próximo libro que voy a leer será de… ¿lo adivináis?
Si la curiosidad os mueve, podéis encontrarla aquí. Si decidís darle una oportunidad, espero que os guste tanto como a mí.



6 comentarios:

Marcia Cotlan dijo...

¡Gracias! Estoy emocionada.

Elizabeth Urian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elizabeth Urian dijo...

No, Marcia, gracias a ti. Cuando encuetro una novela así me pongo a dar saltos de alegría, ya que cada vez encuentro menos historias que me emocionen así.
Sigue así y vas a llegar muy lejos.

Marianchu HT dijo...

Es una novela preciosa, bien narrada y estupendamente ambientada.
Marcia es una escritora de primera-
Bicos y gracias x tu opinión.

Candy dijo...

Tiene muy buena pinta, no sabia nada de este libro.
Besos.

Elizabeth Urian dijo...

*Marianchu, es verdad todo lo que dices. Para nosotras está en la primera de la lista de las españolas a leer.

Gracias por pasarte y dar tu opinión.

*Candy, pues infórmate, es un libro de primera.

Un beso.