Vive el romance...

Vive el romance...
P
osees un alma sensible y romántica.
Sueñas con historias de amores apasionados y casi imposibles; repletos de mujeres, a veces temerarias, aventureras, leales y tenaces capaces de amar con todo su ser; así como con hombres enigmáticos, duros, sinceros, elegantes, traviesos, tiernos, luchadores, llenos de vida y esperanzas.
Bienvenid@ a nuestro mundo.

martes, 4 de marzo de 2014

El juego de la inocencia


Hola a tod@s ¿Cómo estáis?
Nosotras muy bien, sobre todo después de leernos esta novela que os traemos a continuación. Esta vez de trata de "El juego de la inocencia" de Marisa Sicila; una colega de letras (y si podemos permitirnos el lujo, amiga).



Sensual, erótica y elegante, El juego de la inocencia transcurre en la Francia de finales del siglo XVIII, justo en vísperas de un acontecimiento histórico crucial, en una época conocida por la falta de moralidad de las costumbres y por las muchas desigualdades sociales.

Louis de Argenteuil, joven ocioso y libertino, ve amenazada la comodidad de su vida cuando su tío Eustache, harto de su desidia y ante su inminente nuevo matrimonio, decide retirarle su ayuda económica.

Louis tendrá ocasión de desquitarse seduciendo a Hélene Villiers, la futura esposa de Eustache. Una muchacha sencilla e inocente, recién salida de un convento, a quien enseñará toda clase de juegos carnales, siempre dejando intacta su virginidad.

Resguardar la virtud de Hélene supondrá todo un desafío para Louis, un descubrimiento para Hélene y una sorpresa para ambos.


El libro es en versión digital y es el primero de la colección RNR, una apuesta conjunta de B de Books con el mayor portal de romántica de este país, El rincón de la novela romántica.


Podemos decir que, desde un principio, las expectativas sobre esta historia eran altas. Ya habíamos leído alguno de los escritos de Marisa en el foro del rincón de la novela romántica y parte de alguna novela que todavía no ha publicado (pero que tiene los cuatro primeros capítulos gratuitos en su blog) y que nos dejó con la miel en los labios. Así que, de entrada, ya conocíamos el estilo de esta autora y nos apetecía leer más.
También estaba claro que el tema "erótico" que anunciaba no iba demasiado con nosotras, pero la sinopsis era sugestiva y el título y portada más. Vaya, que nos lanzamos de lleno.
¡Qué acierto más grande!

Lo primero que diremos es que la autora ha conseguido crear unos personajes que te hacen sentir (para bien o para mal); y no solo de los protagonistas estamos hablando, aunque nos centraremos en ellos.
Nos explicamos. 
Tenemos a Louis, un personaje que vive por y para el lujo y la comodidad. Displicente, vacío, despectivo, burlón, fatuo, infantil... y otros mucho adjetivos que le vienen de perlas, encarna el súmmum de las clases altas de la Francia de finales del siglo XVIII. La verdad; es un gi-li-po-llas. ¿Y eso qué dura? os preguntaréis, ¿las cinco primeras páginas? Pues no, algo más de la mitad del libro. Y es que Louis es personaje de mucho cuidado, por lo que necesita de toda nuestra paciencia para llegar a quererle. No es el típico personaje principal y su transformación requiere de más tiempo, por eso llama la atención. Pero no solo por eso. La autora ha conseguido estructurar una personalidad nada atrayente y coherente con el ambiente y hastío que de seguro envolvía a esas personas en esa época determinada. Su transformación a lo largo de las páginas no resulta forzado, por lo que, cuando llegamos a su catarsis, lo vemos como una culminación lógica.

En cuanto a la protagonista femenina tenemos a Hélene, una joven en apariencia sosa y vulgar que  hace poco ha acabado de salir de un convento. Como es de esperar, es una joven a la que se intimida con facilidad, cargada de inseguridades y nada dada a la frivolidad. Ahí, Marisa aleja de nosotros esa personalidad atrayente a las que estamos más acostumbradas en cuanto a las protagonistas romántica, pero ahí quizás radica el encanto de Hélene; su entrega sincera no resultaría tan creíble en una mujer con más arrojo y seguridad en sí misma.

De todas formas, la evolución de ambos es perfecta en todos los sentidos; y es que la autora ha conseguido plasmar cada detalle con una verosimilitud admirable. Ambientes, personajes, diálogos... todo está exactamente donde tiene que estar, sobre todo esa pluma exquisita, que ha logrado con su forma de expresarse que nos quedemos con la boca abierta.

Lo mejor... Ese vocabulario tan exquisito y apropiado. Y Louis, siempre Louis.
Nosotras os la recomendamos encarecidamente. De seguro no os dejará indiferentes.
También os recomendamos que os deis una vuelta por su blog Cosas que hago por amor. No os arrepentiréis de haberla conocido.










4 comentarios:

Marisa Sicilia dijo...

Muchas gracias de corazón, chicas. Yo también os considero amigas ♡ y es una gran alegría que alguien cuyo trabajo a tu vez aprecias y valoras se acerca al tuyo con ese cariño que vosotras le habéis puesto. Un beso y gracias por presentar a Louis y Hélene tal cual son, con sus virtudes... mejor dicho con todos sus defectos XD Besos!!!

Elizabeth Urian dijo...

No tienes que dar las gracias, Marisa. La nuestra es una opinión sincera. No se trata solo de que nos conozcamos; creemos que la historia que hemos leído es bonita y muy, muy cuidada.
No nos extraña para nada que quedara finalista en el IV certámen de Vergara-RNR.

Un besazo para ti.

MEG Ferrero dijo...

Como bien decís, eso es una pluma exquisita, eso es un buen empleo del lenguaje pero de manera que llega a todo el mundo. Marisa es una maravilla escribiendo. A mí también me tiene enamorada!!!
Besos y fantástica reseña!!!

Elizabeth Urian dijo...

Gracias Meg. La verdad es que sí; Marisa domina el lenguaje de una forma increíble. Nos parece extraño que no haya publicado mucho antes.

Un besazo, guapa.